Moneda Social

El saja (Sj) es nuestra moneda, una moneda local, complementaria al euro, que circula en el occidente de Cantabria y que cualquier persona o entidad puede utilizar.

La creamos para facilitar los intercambios entre personas y pequeños productores locales minimizando la necesidad de recurrir a euros, pero su uso —como todo en esta vida— está atravesado de relaciones, cuerpos, afectos y decisiones de las que hacernos cargo colectivamente. En este sentido, los sajas no solo sirven para intercambiar: son, además, un pretexto para hacer comunidad y organizarnos como productoras y consumidoras que somos, como vecinas y compañeras.

¿Qué son las monedas sociales?

Son sistemas de intercambio, creados directamente por las personas, que en los últimos 30 años han vuelto a surgir con fuerza como respuesta a los fallos estructurales del sistema capitalista y las monedas creadas por los estados y mercados. Su objetivo es caminar hacia una economía más sostenible social y medioambientalmente, cubriendo funciones que la moneda oficial, por sus características o escasez, no puede cubrir.

» Amplia tú información sobre monedas sociales y complementarias.

Características del Saja

abundanteAbundante

Se crea automáticamente en cada intercambio (como deuda en la cuenta del comprador y como saldo en la del vendedor), así de sencillo. Por eso, nunca hay escasez de moneda, siempre hay tanta como trabajo real existe dentro de la comunidad.

sin-interesesSin intereses

Ni negativos ni positivos, por lo que nadie nos enriquecemos o empobrecemos por tener muchos sajas o estar en «números rojos». Con esto, rompemos la dinámica que concentra el dinero en las manos más ricas y favorecemos los intercambios.

localLocal

Se usa en el occidente de Cantabria, aunque puntualmente se puede utilizar en otras comunidades de intercambio similares como El Roble (en el oriente de Cantabria) o los Copines (en Asturias). En ella no tienen cabida grandes empresas ni centros comerciales.

democraticaDemocrática

Diseñada y controlada por la comunidad gracias una estructura horizontal, abierta y descentralizada. De esta forma el dinero llega a las actividades que lo necesitan, dejando de ser un instrumento de poder para convertirse en un instrumento de intercambio.

ecologicaEcológica

La ausencia de intereses evita el crecimiento exponencial del sistema creando otro más estable y natural. Su circulación vinculada a las personas y pequeñas experiencias emprendedoras en un territorio pequeño reduce su huella ecológica y favorece la autogestión local.

trasparenteTransparente

Cualquier persona que utilice sajas puede saber en todo momento cuanta moneda hay en circulación y donde se encuentra, por lo que es imposible la especulación o el fraude.

A parte de estas características generales, hemos llegado a los siguientes acuerdos que hacen la red y la moneda más sencillas y seguras.

Billetes y libretaLos intercambios los hacemos directamente con un ordenador o cualquier dispositivo móvil con acceso a internet, con libretas y talonarios de papel—registrando posteriormente las transacciones en las cuentas de los usuarios—, y puntualmente, con vales que imprimimos durante las ferias y mercados que organizamos.

El Saja tiene el mismo valor que otras monedas sociales como el roble (1Sj = 1R), aunque para ayudarnos a valorar las cosas, usamos como referencia la equivalencia de 1 Sj ~ 1 € ~ 6 minutos de trabajo. Esta equivalencia es solo una sugerencia que varía en función del acuerdo entre la persona que vende y quién compra.

La conversión de euros a sajas y viceversa se reduce a casos concretos establecidos por la asamblea, como durante los MercaSajas o en caso de baja de la red si no se puede dejar el saldo a cero de otra forma.

Para mantener la capacidad de resiliencia de la red y evitar que se mantenga largo tiempo un intercambio desequilibrado que generaría desigualdades, hemos fijado un límite de acumulación y deuda por persona de ±100Sj. Pudiendo aumentar conforme el uso de la moneda se haga más habitual.

Marco legal

Tanto la Unión Europea como el Banco Central Europeo permiten el uso de monedas locales, sociales o comunitarias, siempre que no pretendan suplantar al euro —única moneda de curso legal, válida para acumular valor, liquidar deudas, pagar impuestos y emitir billetes de banco—. Por eso el Saja es una moneda de «curso interno», que circula dentro del Grupo de Intercambio Saja. Eso significa que:

  1. Las personas que tenemos una cuenta en moneda social podemos utilizar sajas entre nosotras y con personas que usen otras monedas sociales.
  2. Su uso se basa en un acuerdo que aceptamos al abrir una cuenta en la comunidad de intercambio.
  3. Nadie fuera de la comunidad de intercambio está obligado a aceptar o pagar una deuda con Sajas.

En España el marco legal se encuentra acotado por las siguientes leyes: Ley 21/2011, de 26 de julio, de dinero electrónico; Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico y Ley 16/2009, de 13 de noviembre, de servicios de pago.

CambioFuncionamiento

Al registarte en la comunidad de intercabio, se crea una cuenta a tu nombre en la plataforma informática CES a la que tendrás acceso a través de un número de cuenta y una clave personal.

En esta cuenta se registrarán todas las transacciones que realices en sajas. Inicialmente el saldo de tu cuenta será de 0 sajas, pudiendo acumular hasta 100 sajas o menos 100 sajas; por lo que no necesitas ‘tener’ sajas para hacer tu primera compra.

Ejemplo

Una asociación vende un producto a una persona por 5 sajas. Este intercambio puede plasmarse en las libretas de la asociación y de la persona compradora o pagarse con un talón que extienda la compradora. En cualquier caso, la asociación deberá hacer efectiva la transacción cargando el coste del producto en la cuenta de la compradora a través del CES (ver cómo se hace). Una vez cobrado, el saldo de la asociación habrá aumentado 5 sj, mientras que el de la persona consumidora habrá descendido 5 sj.

Lo que reflejan estos 5 sj no es un intercambio de un dinero escaso, sino la deuda o aportaciones que cada una hacemos a la comunidad. En este caso, la persona estaría en deuda con la comunidad (es decir se compromete a devolver el favor a alguien de la comunidad), mientras que todas como comunidad estamos en deuda con la asociación.

¿Como se hace un intercambio en sajas?

Lo primero es buscar con quién intercambiar. Puedes hacer intercambios con cualquier persona o entidad de la Comunidad de Intercambio Saja. La mayoría de las ofertas se pueden consultar a través de la plataforma virtual CES o en los mercados y ferias organizados por la propia red (consulta cuando será el siguiente MercaSaja). Pero evidentemente, es imposible anunciar todo lo que podemos ofrecer a la comunidad, por lo que a veces es útil publicar lo que buscamos y así facilitar que alguien lo vea y lo ofrezca.

Cuando has encontrado que comprar o a quién vender solo tienes que ponerte con él o ella para hacer el intercambio.

Cada vez que compres un producto o contrates un servicio, el proveedor registrará la venta a través de su cuenta y automáticamente se restarán los sajas correspondientes de tu cuenta para sumarse a la suya. Igualmente cada vez que vendas un producto o servicio, tendrás que cobrárselos al comprador entrando en tu cuenta y cargando la cantidad correspondiente a la cuenta del comprador.

Todas las transacciones (compras o ventas) se hacen efectivas cuando el vendedor las registra en la plataforma CES. Pero como no todas tenemos acceso a internet las 24 horas del día en cualquier lugar, utilizamos una libreta o talonario donde apuntar nuestros intercambios para después registrarlos en la plataforma virtual. Si no tienes acceso a internet, esta tarea la podría hacer otra persona de tu confianza o un administrador (como cuando vamos a actualizar la cartilla al banco).

Anuncios