Tierra, trabajo y capital: JAK, la banca sin intereses

Banca diferente para una economía diferente

JAK nace el año 1931, tras la crisis del 29, en una zona de la Dinamarca rural. Un grupo de granjeros y granjeras decidieron crear la asociación Jord Arbejde Kapital (Tierra Trabajo Capital) al percibir que, tras la crisis, seguían disponiendo de la misma fuerza de trabajo y de las mismas tierras, pero no disponían de capital: sufrían la falta de dinero líquido.

imagen JAK La Banca JAK surgió inicialmente con una moneda complementaria que permitía a los miembros de la asociación hacerse préstamos entre ellos sin intereses y mantener la economía local circulando. En 1933, cuando el movimiento creció, el gobierno danés prohibió la moneda, pero la asociación continuó con su filosofía, ahorrando y prestando coronas danesas sin intereses.

En los años 60 la idea saltó a Suecia, siguiendo el principio de préstamos sin intereses. Los fundadores de JAK en Suecia consideraban que el cargo de intereses causaba «inestabilidad económica, que provoca desempleo, inflación y la destrucción del medio ambiente». Asimismo, consideraban que los fondos de inversión hacían (y hacen) a las personas y a la sociedad en su conjunto, dependientes de los intereses, sobre los cuales la ciudadanía tiene poco control. Los fundadores estaban firmemente convencidos de que «las transacciones con intereses sirven para transferir liquidez de los pobres a los ricos y favorecer proyectos cortoplacistas»,1 principios que van contra la soberanía económica y la sostenibilidad.

Los tres pilares: no intereses, membresía y educación popular

El JAK sueco obtuvo la licencia de operar como banca en 1997 bajo tres pilares: no utilizar intereses, ser una cooperativa de crédito donde todos los clientes son miembros y la educación popular.

En la actualidad son en torno a 38.000 miembros en un país con tan sólo una población de 9 millones de personas. Disponen de un capital de 120.000.000 € en ahorro y han prestado 80.000.000 €.

El JAK sueco percibió un problema de diseño en el JAK danés, y es que éste último siempre necesitaba nuevos socios para poder dar nuevos préstamos. Por este motivo, «se instauró un mecanismo de ahorro obligatorio a través de un mecanismo de puntos de ahorro. Si una persona en JAK quiere tomar un préstamo tiene que ahorrar también», explica Miguel Ganzo, que ha trabajado siete años en la banca sueca, «puede ahorrar a priori, generando puntos de ahorro antes de pedir el préstamo, o paralelamente, es decir, si pides 100.000 coronas a 30 años, acumulas 100.000 puntos negativos y tienes que ahorrar otras 100.000 para que tu balance de puntos sea cero». El banco JAK tiene un coste fijo del 3% para poder cubrir los costes administrativos.

En JAK además hay una cuestión solidaria de base, y es que los puntos se pueden donar o regalar, por ejemplo, «si unas personas mayores han ahorrado mucho y no van a pedir crédito, están generando muchos puntos de ahorro, que pueden dar a sus nietos para que no necesiten ahorrar tanto antes de pedir dinero prestado», explica Ganzo. «También se hace entre privados y asociaciones, por ejemplo, un grupo que quiera fomentar la soberanía energética. Si una comunidad se quiere comprar un molino de viento, regalan sus puntos de ahorro privados a la asociación comunitaria para que pueda comprar el molino».

Img JAK«El ahorro también ha sido un lastre, porque cuando los intereses están muy bajos en el mercado convencional, no podemos competir con otros bancos», indica Ganzo. Cuando en el mercado los intereses bancarios son menores de un 3%, las personas piden menos crédito a JAK, por lo tanto ahorran menos y el banco tiene menos liquidez. Además, una característica de JAK es que no pide créditos a otros bancos para poder hacer préstamos, ya que en ese caso tendrían que entrar en el juego de los intereses. Una solución creativa que están valorando en la actualidad para solventar este problema es que «el ahorro obligatorio en JAK esté relacionado con la tasa de interés nacional, es decir, si los intereses en banca convencional están a más de un 4% hay que hacer un ahorro completo, pero si recibes un préstamo en JAK cuando los intereses están a un 2%, estás haciendo un acto de apoyo al banco, y en este caso tendrías que ahorrar solo la mitad». No obstante, esto supone problemas para la filosofía del JAK, ya que tiene el compromiso con sus miembros de que «cuando firman un préstamo, sepan cuánto les va a costar durante toda la vida del préstamo».

El JAK no tiene publicidad, tan solo usa el boca a boca, y utiliza sus fondos propios para la educación financiera de los miembros, para que sepan cómo funciona su banco y puedan participar en la democracia bancaria tomando decisiones informadas. La educación popular del JAK parte de lo local: cuando tres miembros del JAK en la comunidad deciden asociarse para aprender más sobre JAK, reciben formación en la central y abren una asociación JAK local en su comunidad, así como fondos para realizar nuevas formaciones.

Los principios de la banca JAK

  • Las personas son libres e iguales. Creen en la diversidad y la cooperación. Las consideraciones éticas son más importantes que obtener beneficio.
  • El dinero debería funcionar como un medio de intercambio libre, no como un medio para la especulación.
  • La economía debería reducir las diferencias entre ricos y pobres.
  • El sistema de uso de intereses es injusto ya que distribuye el dinero de aquellos que tienen menos a aquellos que ya tienen mucho.
  • La realidad económica debería estar subordinada a las demandas de la sostenibilidad ecológica.
  • JAK no apoya el crecimiento económico continuo. El sistema económico debería estar organizado de tal manera que no comprometa nuestros ecosistemas.
  • La financiación libre de intereses promueve inversiones a largo plazo, que son un requisito para el desarrollo sostenible.
  • Una economía justa requiere un sistema democrático, donde todas las opiniones y puntos de vista son tenidos en cuenta de la misma manera.
  • Todo el mundo debería tener acceso a la información necesaria para tomar decisiones bien informadas.
  • Los debates y discusiones que tengan la base en el respecto a otros puntos de vista deben ser estimuladas.
  • Economías locales sólidas para una globalización sólida.
  • El dinero debe ser utilizado localmente, donde están las personas, para satisfacer necesidades reales.

JAK fuera de Suecia

Existen otros países que se han mostrado interesados en la banca sin intereses y que han exportado el modelo JAK, como por ejemplo Alemania o Italia. En España existe un grupo de personas que están iniciando la andadura JAK, aunque todavía no han constituido el banco. Tienen como fin «la implantación en España de un modelo de préstamo y ahorro JAK», sin embargo se plantean el proyecto a largo plazo y por ahora, su objetivo a corto y medio plazo es sentar las bases de lo que será JAK en España y difundir que es posible y existe ya un banco sin intereses, demostrando que otra forma de hacer banca es posible.

Genoveva López Morales


Notas

1 De Anca, C. y Trullols, C.JAK MEDLEMSBANK. Free interest banking in a changing global financial system. IES Business School. 2011.

Anuncios