La influencia de las monedas digitales en la economía social de Cataluña

IMG_70691-600x400

Enric Durán, el “Robin Hood” catalán, es uno de los fundadores de la Cooperativa Integral Catalana (CIC)

El FairCoin, puesto en funcionamiento en Marzo de 2014, podría considerarse el Bitcoin social. Alrededor del 20% de los FairCoins en circulación (unos 700.000€) están en manos de FairCoop, una cooperativa independiente afiliada a la CIC. La red incluye unos 600 proyectos cooperativistas de toda Cataluña, que utilizan esta divisa.

Son un grupo heterogéneo de personas y cooperativas que ofrecen multitud de servicios. Aunque la CIC no es una cooperativa al uso, gestionada por los trabajadores o miembros, si no que es una cooperativa abierta a la que cualquiera se puede unir.

Un requisito inevitable para ser parte de la CIC es que el proyecto sea gestionado por consenso y siga unos principios básicos de transparencia y sostenibilidad. Los proyectos se financian entre sí gracias al presupuesto anual de la CIC de unos 400.000€, una plataforma de crowdfunding y un banco de inversión sin interesas (Casx).

Podemos encontrar trabajadores sanitarios, expertos en derecho, desarrolladores de software, científicos o cuidadores de niños. Cualquier persona asociada a la CIC puede acceder a estos productos y servicios mediante un sistema de pago virtual llamado CES, así como en eventos y mercados.

Como explica Enric Durán, “Es una suma de proyectos compartiendo herramientas, no es un proyecto, no es una cooperativa si no que es una colaboración de negocios y proyectos en el uso de herramientas”. Enric Durán es uno de los fundadores de la Cooperativa Integral Catalana.

El modelo de gestión incluye dos tipos de asamblea general: una mensual centrada en un tema concreto en el que quieren avanzar y otra asamblea permanente abierta y a la cual cualquiera puede contribuir.

El objetivo de la CIC es crear una sociedad autogestionada y alegal, fuera del control del estado y de las reglas de mercado. Es por esto que es tan importante para ellos manejar su propia moneda y que decidieron adoptar, a través de FairCoop, el FairCoin como alternativa al sistema bancario. La cooperativa defiende la necesidad de una transformación del sistema monetario para empezar a constuir un nuevo sistema económico a nivel mundial.

“El FairCoin es una herramienta para este objetivo, y además crea y distrubuye riqueza” afirma Durán, conocido en Cataluña y en el mundo como el “Robin Hood” de los bancos. Enric es un activista anticapitalista. Entre 2006 y 2008 obtuvo 68 créditos personales de 39 entidades bancarias. Después, utilizó este dinero para financiar varios proyectos anticapitalistas. Pasó dos meses en prisión hasta que pudo pagar una fianza de 50.000€.

Los proyectos afiliados a la CIC cubren entre el 20% y el 50% de sus gastos en moneda social. Si se le pregunta si ve que FairCoop puede tener un papel importante en la promoción del FairCoin entre el movimiento cooperativista mundial nos dice: “FairCoop intenta construir un ecosistema global que ayude al desarrollo de redes alternativas e innovadoras, capaces de compartir experiencias y conocimientos” aunque también afirma que “aún así, ellos tienen su propia gestión y una relación diferente con las autoridades.”

La CIC utiliza la Social Currency Monitoring Commission (Comisión de Seguimiento de la Moneda Social) para contactar con aquellos miembros que no se muestran muy activos en cuanto a transacciones y ayudarles a descubrir como pueden cubrir algunas de sus necesidades dentro de la red.  Si no hay intereses, tener montones de FairCoins parados no es lo mejor. El sistema se alimenta del consumo y la actividad comercial, no de la acumulación de capital.

Enric Durán empezó interesarse por el mundo cooperativista hace 13 años. Antes de su “operación bancaria” había participado en protestas y manifestaciones contra el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional.

“Tenemos que derribar el sistema, no cambiarlo” dice. “Somos parte del movimiento cooperativista mundial, de un modelo cooperativista abierto e innovador. Conocemos la antigua tradición cooperativista pero estamos intentando construir un movimiento cooperativista más innovador y renovado, que trabaje de una manera más abierta e integral. Muchas cooperativas se aíslan, nosotros estamos construyendo un sistema económico a través nuestro proyecto que funcione con nuestros valores.”

Durán admite que FairCoop está aún comenzando su andadura y que necesita crear más herramientas para el ecosistema que pretende. Una de estas herramientas creadas para fomentar el crecimiento es FairFunds, un capital ahorrado en FairCoins y que crece con el aumento del valor de la moneda. “Es una divisa como el Bitcoin, y nosotros estamos creando valor en este ambiente cooperativista, que se trasladará al valor intrínseco del FairCoin.”

También afirma que FairCoop está explorando nuevas vías para proporcionar a sus miembros acceso al crédito. Se están planteando crear otra moneda paralela utilizada para el crédito.

“Queremos convertir el FairCoin en una herramienta para las cooperativas y este tipo de comunidades, y para su desarrollo” añade. Uno de los proyectos más importantes de FairCoop es Coopshares, una campaña de inversión colaborativa. El acceso a financiación es uno de los mayores retos para las cooperativas. La plataforma Coopshares ha sido diselada para permitir al ecosistema acceso a liquidez y financiación que ayuden a las cooperativas a integrarse en la economía alternativa. Como parte de esta iniciativa, FairCoop creará un fondo de liquidez, un fondo de inversión cooperativo y un fondo de desarrollo. El proyecto comenzará en Noviembre.

FairCoop está dando un ejemplo que otros pueden seguir, cómo algunos grupos de Grecia, Sudamérica y Francia ya se han puesto en contacto con ellos para ver como podrían implementar este monedo en sus respectivas regiones.

Ecosol

Unlike the FairCoin, Ecosol is not intended to replace the euroEn Cataluña existe otra moneda digital, el Ecosol, que también aporta a la economía social y solidaria.

El Ecosol puede utilizarse para comerciar dentro del Ecosol Market (EM), que permite comprar y vender productos y servicios online y en algunas tiendas usando la moneda digital. El proyecto es una inciativa de la Xarxa de Economía Solidaria (XES) de Cataluña, una red de cooperativas y de iniciativas de economía social de la comunidad autónoma.

El Ecosol es equivalente al Euro. Las transacciones se llevan a cabo mediante una cuenta online o una aplicación. Cuando los pagos se hacen en tienda, también se utilizan estos medios.

El Ecosol funciona casi siempre con este sistema online, excepto con motivo de la Feria de Economía Social y Solidaria que tiene lugar una vez al año y en la que se pueden utilizar billetes físicos.

A diferencia del FairCoin, el Ecosol no pretende reemplazar al euro si no actuar como una moneda social, como una red de intercambio de bienes y servicios. Está basado en un acuerdo entre la gente y empresas privadas que establecen sus propias normas.

Los consumidores pueden acceder a créditos para comprar bienes y servicios. LLegado el caso, si el deudor no tiene suficientes ecosoles para devolver el préstamos podrán pagar en Euros. También podrán hacer un depósito en euros y pagar en ecosoles.

Artículo original publicado en www.thenews.coop

Anuncios